La Conexión entre la Flora Intestinal y el Cerebro

“Si el cerebro humano fuese tan simple que pudiésemos entenderlo,
entonces seríamos tan simples que no podríamos entenderlo”
Anónimo

        Hoy en día podemos ver como se encuentra en auge los estudios y datos que relacionan de diferente y diversa forma el cerebro y los intestinos. Estos dos órganos siempre se han estudiado de forma independiente, sin pensar que hubiera una conexión tan directa entre ambos, pero tal y como vamos a ver, eso eran creencias antiguas que hoy en día no tienen validez.

        Gran número de científicos están investigando actualmente cómo influye la flora bacteriana en el desarrollo cerebral y en el comportamiento. A continuación podremos ver algunas de estas relaciones:

        La doctora Knickmeyer de la Universidad de Carolina del Norte está estudiando la flora microbiana fecal de bebes de un año, bacterias, virus y otros microbios que viven en los intestinos. Su proyecto forma parte de un estudio desarrollado por neurólogos para ver si los microbios que habitan los intestinos pueden alterar el desarrollo del cerebro.

        El proyecto está en un momento crucial. A día de hoy, hay una gran cantidad de datos de animales criados en condiciones estériles, libres de gérmenes, que muestran que los microbios del intestino influyen en el comportamiento y que pueden alterar la fisiología del cerebro y la neuroquímica.

        Los datos que se poseen para establecer esta relación en los seres humanos es más limitado. Pero los investigadores han establecido vínculos entre patologías gastrointestinales y trastornos neurológicos como ansiedad, depresión, autismo, esquizofrenia y los trastornos neurodegenerativos. Los datos que se poseen apuntan a que hay conexión, con una respuesta compleja, a este vínculo entre el intestino y el cerebro. En el que influyen las hormonas, moléculas inmunes y los metabolismos que producen.

Gut-Brain

        En un estudio que se hizo con ratones en 2011, el equipo de investigación realizó trasplantes de flora intestinal entre distintas razas de ratones. Se demostró que comportamientos específicos de la raza a la que se le tomo la muestra de microbiota, se transmitieron a la nueva raza de ratón a través de la flora bacteriana.

         En otras investigaciones que todavía no se encuentran publicadas, el doctor Bercik. tomó bacterias fecales de humanos con el Síndrome del Intestino Irritable (SII) y ansiedad; y las trasplantó en ratones. Estos ratones han desarrollado un comportamiento similar a la ansiedad. En cambio esto no sucede en ratones a los que se les ha trasplantado bacterias de seres humanos sanos.

        También se está estudiando de qué forma los intestinos establecen comunicación con el cerebro. Pettersson y su equipo, revelaron la influencia del metabolismo microbiano en la fisiología básica de ratones adultos. Los microbios de los intestinos descomponen los hidratos de carbono complejos en ácidos grasos de cadena corta, lo cuales poseen una serie de efectos: como por el ejemplo el butirato que fortalece la barrera hematoencefálica.

        Estudios recientes también demuestran que los microbios del intestino alteran directamente los niveles de neurotransmisores, los cuales pueden permitirles comunicarse con las neuronas. Elaine Hsiao publicó una investigación de cómo el metabolismo de determinados microbios intestinales promovían la producción de serotonina en las células que recubren el colon.

        En una investigación publicada el año pasado, la neurocientífica Tracy Bale, sometió a ratonas que estaban gestando, a estímulos estresantes. Lo que se encontró fue que disminuyó notablemente los niveles de lactobacilos de las vaginas de las ratonas, que son la principal fuente de microbios que colonizan los intestinos de las crías. Estos cambios microbianos se transfirieron a las crías por vía vaginal. En este estudio se detectaron indicios de que la flora bacteriana podría afectar el desarrollo neurológico, especialmente en los machos.

En Resumen

  • Se ha demostrado que la flora bacteriana influye en el comportamiento y el desarrollo cerebral en animales
  • Se han establecido vínculos entre patologías gastrointestinales y trastornos neurológicos como ansiedad, depresión, autismo, esquizofrenia y los trastornos neurodegenerativos.
  • Se ha demostrado en ratones como afecta seriamente a su comportamiento, que se le haya trasplantado flora bacteriana de otras razas de ratones y de personas con Síndrome del Intestino Irritable.
  • Se ha determinado que existe una comunicación entre el intestino y el cerebro. Y de como los microbios intestinales alteran los niveles de neurotransmisores.
  • Se ha detectado que la flora bacteriana que se transmite a las crías de ratón por sus madres puede afectar a su desarrollo neurológico.

 

        Para ampliar información de este tema, consulta el siguiente artículo de la revista Nature.

 

Anuncios

2 thoughts on “La Conexión entre la Flora Intestinal y el Cerebro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s